lunes, 7 de noviembre de 2011

LA BANCA...


¡Cómo extraño esa banca!
ella no se ha ido, no, sigue en ese mismo lugar,  se han ido solo los que en ella se sentaban a contemplar, a platicar, a debatir puntos de vista... a reconciliar amistades, a concluir que sus diferencias irreconciliables mas bien eran conciliables.

No había mucho en común entre ellos, pero estaba ese tiempo, para pasarlo juntos disfrutando de sus diferencias.

La han dejado sola, ¿acaso ya no les importa?

No, en realidad no es eso, es que ahora el tiempo se ocupa de ella, se ocupa de que todo siga cambiando en su curso, ese mismo tiempo que no permite que aquellos que la dejaron, se vuelvan a sentar.

No hay comentarios: