martes, 7 de febrero de 2012

SENTIDO Y SENSIBILIDAD X

El protector de Marianne, según los términos en que con más elegancia que precisión ensalzara Mar­garet a Willoughby, llegó a la casa muy temprano la mañana siguiente para preguntar personalmen­te por ella. 

Fue recibido por la señora Dashwood con algo más que cortesía: con una amabilidad que las palabras de sir John y su propia gratitud inspi­raban; y todo lo que tuvo lugar durante la visita llevó a darle al joven plena seguridad sobre el buen sentido, elegancia, trato afectuoso y comodidad hogareña de la familia con la cual se había rela­cionado por un accidente. Para convencerse de los encantos personales de que todas hacían gala, no había necesitado una segunda entrevista.
La señorita Dashwood era de tez delicada, ras­gos regulares y una figura notablemente bonita. Ma­rianne era más hermosa aún. Su silueta, aunque no tan, correcta como la de su hermana, al tener la ven­taja de la altura era más llamativa; y su rostro era tan encantador, que cuando en los tradicionales panegíricos se la llamaba una niña hermosa, se fal­taba menos a la verdad de lo que suele ocurrir. Su cutis era muy moreno, pero su transparencia le daba un extraordinario brillo; todas sus facciones eran correctas; su sonrisa, dulce y atractiva; y en sus ojos, que eran muy oscuros, había una vida, un espíritu, un afán que difícilmente podían ser contemplados sin placer. 
Al comienzo contuvo ante Willoughby la expresividad de su mirada, por la turbación que le producía el recuerdo de su ayu­da. Pero cuando esto pasó; cuando recuperó el con­trol de su espíritu; cuando vio que a su perfecta educación de caballero él unía la franqueza y vi­vacidad; y, sobre todo, cuando le escuchó afirmar que era apasionadamente aficionado a la música y al baile, le dio tal mirada de aprobación que con ella aseguró que gran parte de sus palabras estu­vieran dirigidas a ella- durante el resto de su esta­día.
Lo único que se requería para inducirla a ha­blar era mencionar cualquiera de sus diversiones favoritas. No podía mantenerse en silencio cuan­do se tocaban esos temas, y no era ni tímida ni reservada para discutirlos. Rápidamente descubrie­ron que compartían el gusto por el baile y la mú­sica, y que ello nacía de una general similitud de juicio en todo lo que concernía a ambas activida­des. Animada por esto a examinar con mayor de­tenimiento las opiniones del joven, Marianne Procedió a interrogarlo en tomo al tema de los li­bros; trajo a colación sus autores favoritos hablan­do de ellos con tal arrobamiento, que cualquier joven de veinticinco años tendría que haber sido en verdad insensible para no transformarse en un inmediato converso a la excelencia de tales obras, sin importar cuán poco las hubiera tenido en con­sideración antes. Sus gustos eran extraordinariamen­te semejantes. Ambos idolatraban los mismos libros, los mismos pasajes; o, si aparecía cualquier dife­rencia o surgía cualquier objeción de parte de él, no duraba sino hasta el momento en que la fuerza de los argumentos de la joven o el brillo de sus ojos podían desplegarse. El asentía a todas sus de­cisiones, se contagiaba de su entusiasmo y mucho antes del fin de su visita, conversaban con la fami­liaridad de conocidos de larga data.

-Bien, Marianne -dijo Elinor inmediatamente tras su partida-, creo que para una mañana lo has hecho bastante bien. Ya has averiguado la opinión del señor Willoughby en casi todas las materias de importancia. Estás al tanto de lo que piensa de Cowper y Scott; tienes total certidumbre de que aprecia sus encantos tal como debe hacerse, y has recibido todas las seguridades necesarias -respecto de que no admira a Pope más allá de lo adecua­do. Pero, ¡cómo podrás continuar tu relación con él tras despachar de manera tan extraordinaria to­dos los posibles temas de conversación! Pronto ha­brán agotado todos los tópicos preferidos. Otro encuentro bastará para que él explique sus senti­mientos sobre la belleza pintoresca y los segundos matrimonios, y entonces ya no tendrás nada más que preguntar...

-¡Elinor! -exclamó Marianne-. ¿Estás siendo jus­ta? ¿Estás siendo equitativa? ¿Es que mis ideas son tan escasas? Pero entiendo lo que dices. Me he sen­tido demasiado cómoda, demasiado feliz, he esta­do demasiado franca. He faltado a todos los lugares comunes relativos al decoro. He sido abierta y sin­cera allí donde debí ser reservada, opaca, desga­nada y falsa. Si sólo hubiera conversado del clima y de los caminos, y si sólo hubiera hablado una vez en diez minutos, me habría salvado de este re­proche.

-Querida mía -dijo su madre-, no debes sen­tirte ofendida por Elinor; ella sólo bromeaba. Yo misma la regañaría si la creyera capaz de desear poner freno al placer de tu conversación con nues­tro nuevo amigo.

Marianne se apaciguó en un instante.

Willoughby, por su parte, dio tantas pruebas del placer que le producía la relación con ellas como su evidente deseo de profundizarla podía ofrecer. Las visitaba diariamente. Al comienzo su excusa fue preguntar por Marianne; pero la alentadora forma en que era recibido, que día a día crecía en genti­leza, hizo innecesaria tal excusa antes de que la perfecta recuperación de Marianne dejara de ha­cerla posible. Debió quedarse confinada a la casa durante algunos días, pero nunca encierro alguno había sido menos molesto. Willoughby era un jo­ven de grandes habilidades, imaginación rápida, espíritu vivaz y modales francos y afectuosos. Es­taba hecho exactamente para conquistar el cora­zón de Marianne, porque a todo esto unía no sólo una apariencia cautivadora, sino una mente llena de un natural apasionamiento, que ahora desper­taba y crecía con el ejemplo del de ella y que lo encomendaba a su afecto más que ninguna otra cosa.


Poco a poco la compañía de Willoughby se transformó en el más exquisito placer de Marian­ne. Juntos leían, conversaban, cantaban; los talen­tos musicales que él mostraba eran considerables, y leía con toda la sensibilidad y entusiasmo de que tan lamentablemente había carecido Edward.
En la opinión de la señora Dashwood, el jo­ven aparecía tan sin tacha como lo era para Ma­rianne; y Elinor no veía nada en él digno de censura más que una propensión -que lo hacía ex­tremadamente parecido a su hermana y que a ésta muy en especial deleitaba- a decir demasiado lo que pensaba en cada ocasión, sin prestar atención ni a personas ni a circunstancias. Al formar y dar apresuradamente su opinión sobre otra gente, al sacrificar la cortesía general al placer de entregar por completo su atención a aquello que llenaba su corazón, y al pasar con demasiada facilidad por sobre las convenciones sociales mostraba un des­cuido que Elinor no podía aprobar, a pesar de todo lo que él y Marianne dijeran en favor de ello.

Marianne comenzaba ahora a advertir que la desesperación que se había apoderado de ella a los dieciséis años y medio al pensar que jamás iba a conocer a un hombre que satisficiera sus ideas de perfección, había sido apresurada e injustifica­ble. Willoughby era todo lo que su imaginación había elaborado en esa desdichada hora, y en cada una de sus épocas más felices, como capaz de atraerla; y en su comportamiento, él mostraba que sus deseos en tal aspecto eran tan intensos como numerosos eran sus dones.

También la señora Dashwood, en cuya mente la futura riqueza de Willoughby no había hecho brotar especulación alguna en torno a un posible matrimonio entre los jóvenes, se vio arrastrada an­tes de terminar la semana a poner en ello sus es­peranzas y expectativas, y a felicitarse en secreto por haber ganado dos yernos como Edward y Willoughby.
La preferencia del coronel Brandon por Marian­ne, tan anticipadamente descubierta por sus ami­gos, se hizo por primera vez perceptible a Elinor cuando ellos dejaron de advertirla. Comenzaron a dirigir su atención e ingenio a su más afortunado rival, y las chanzas de que el primero había sido objeto antes de que se despertara en él interés par­ticular alguno, dejaron de caer sobre él cuando sus sentimientos realmente comenzaron a ser merece­dores de ese ridículo que con tanta justicia se vin­cula a la sensibilidad. Elinor se vio obligada, aunque en contra de su voluntad, a creer que los sentimien­tos que para su propia diversión la señora Jennings le había atribuido al coronel, en verdad los había despertado su hermana; y que si una general afi­nidad entre ambos podía impulsar el afecto del se­ñor Willoughby por Marianne, una igualmente notable oposición de caracteres no era obstáculo al afecto del coronel Brandon. Veía esto con pre­ocupación, pues, ¿qué esperanzas podía tener un hombre circunspecto de treinta y cinco años fren­te a un joven lleno de vida de veinticinco? Y como ni siquiera podía desearlo vencedor, con todo el corazón lo deseaba indiferente. Le gustaba el co­ronel; a pesar de su gravedad y reserva, lo consi­deraba digno de interés. Sus modales, aunque serios, eran suaves, y su reserva parecía más el resultado de una cierta pesadumbre del espíritu que de un temperamento naturalmente sombrío. Sir John había dejado caer insinuaciones de pasadas heridas y desilusiones, que dieron pie a Elinor para creerlo un hombre desdichado y mirarlo con respeto y compasión.

Quizá lo compadecía y estimaba más por los desaires que recibía de Willoughby y Marianne, quienes, prejuiciados en su contra por no ser ni vivaz ni joven, parecían decididos a menospreciar sus méritos.

-Brandon es justamente el tipo de persona -afirmó Willoughby un día en que conversaban so­bre él- de quien todos hablan bien y que no le importa a nadie; a quien todos están dichosos de ver, y con quien nadie se acuerda de hablar.
-Es exactamente lo que pienso de él -excla­mó Marianne.
-Pero no hagan alarde de ello -dijo Elinor-, porque en eso los dos son injustos. En Barton Park todos lo estiman profundamente, y por mi parte nunca lo veo sin hacer todos los esfuerzos posi­bles para conversar con él.
-Que usted esté de su parte -replicó Willough­by- ciertamente habla en favor del coronel; pero en lo que toca al aprecio de los demás, ello cons­tituye en sí mismo un reproche. ¿Quién querría so­meterse a la indignidad de ser aprobado por mujeres como lady Middleton y la señora Jennings, algo que a cualquiera dejaría por completo indife­rente?

-Pero puede que el maltrato de gente como usted y Marianne compense por el aprecio de lady Middleton y su madre. Si la alabanza de éstas es censura, la censura de ustedes puede ser alaban­za; porque la falta de discernimiento de ellas no es mayor que los prejuicios e injusticia de ustedes.
-Mi protegido, como usted lo -llama, es un hom­bre sensato; y la sensatez siempre me será atracti­va. Sí, Marianne, incluso en un hombre entre los treinta y los cuarenta. Ha visto mucho del mundo, ha estado en el extranjero, ha leído y tiene una ca­beza que piensa. He encontrado que puede dar­ me mucha información sobre diversos temas, y siempre ha respondido a mis preguntas con la di­ligencia que dan la buena educación y el buen ca­rácter.
-Cuando sale en defensa de su protegido, es hasta cáustica.

-Lo que significa -exclamó Marianne desdeño­samente- que te ha dicho que en las Indias Orien­tales el clima es cálido y que los mosquitos son una molestia.

-Me lo habría dicho, no me cabe la menor duda, si yo lo hubiera preguntado; pero ocurre que son cosas de las cuales ya había sido informada.

-Quizá -dijo Willoughby- sus observaciones se hayan ampliado a la existencia de nababs, mohú­res* de oro y palanquines.

-Me atrevería a decir que sus observaciones han ido mucho más allá de su imparcialidad, señor Willoughby. Pero, ¿por qué le disgusta?

-No me disgusta. Al contrario, lo considero un hombre muy respetable, de quien todos hablan bien y en el cual nadie se fija; que tiene más dine­ro del que puede gastar, más tiempo del que sabe cómo emplear, y dos abrigos nuevos cada año.

-A lo que se puede agregar -exclamó Marian­ne- que no tiene ni genio, ni gusto, ni espíritu. Que su mente es sin brillo, sus sentimientos sin ardor, su voz sin expresión.

-Ustedes decretan cuáles son sus imperfeccio­nes de manera tan general -replicó Elinor-, y en tal medida apoyados en la fuerza de su imagina­ción, que los encomios que yo puedo hacer de él resultan por comparación fríos e insípidos. Lo úni­co que puedo decir es que es un hombre de buen juicio, bien educado, cultivado, de trato gentil y, así lo creo, de corazón afectuoso.

-Señorita Dashwood -protestó Willoughby-, ahora me está tratando con muy poca amabilidad. Intenta desarmarme con razones y convencerme contra mi voluntad. Pero no resultará. Descubrirá que mi testarudez es tan grande como su destre­za. Tengo tres motivos irrefutables para que me desagrade el coronel Brandon: me ha amenazado con que llovería cuando yo quería que hiciese buen tiempo; le ha encontrado fallas a la suspensión de mi calesa, y no puedo convencerlo de que me com­pre la yegua castaña. Sin embargo, si en algo la compensa que le diga que, en mi opinión, su ca­rácter es irreprochable en otros aspectos, estoy dis­puesto a admitirlo. Y en pago por una confesión que no deja de darme un cierto dolor, usted no puede negarme el privilegio de que él me desagra­de igual que antes.

No hay comentarios: