lunes, 23 de abril de 2012

SENTIDO Y SENSIBILIDAD XXII


Marianne, que nunca había sido demasiado tole­rante de cosas como la impertinencia, la vulgari­dad, la inferioridad de índole o incluso las diferencias de gusto respecto de los suyos, en esta ocasión estaba particularmente renuente, dado su estado de ánimo, a encontrar agradables a las se­ñoritas Steele o fomentar sus avances; y a esta in­variable frialdad en su comportamiento, que frustraba todos los intentos que hacían por esta­blecer una relación de intimidad, atribuía Elinor en primer lugar la preferencia por ella que se hizo evi­dente en el trato de ambas hermanas, especialmente de Lucy, que no perdía oportunidad de entablar conversación o de intentar un mayor acercamien­to mediante una fácil y abierta comunicación de sus sentimientos.
Lucy era naturalmente lista; a menudo sus ob­servaciones eran justas y entretenidas, y como com­pañía durante una media hora, con frecuencia Elinor la encontraba agradable. Pero sus capacida­des innatas en nada habían sido complementadas por la educación; era ignorante e inculta, y la in­suficiencia de todo refinamiento intelectual en ella, su falta de información en los asuntos más corrien­tes, no podían pasar inadvertidas a la señorita Dash­wood, a pesar de todos los esfuerzos que hacía la joven por parecer superior. 
Elinor percibía el des­cuido de capacidades que la educación habría he­cho tan respetables, y la compadecía por ello; pero veía con sentimientos mucho menos tiernos la to­tal falta de delicadeza, de rectitud y de integridad de espíritu que traicionaban sus laboriosas y per­manentes atenciones y lisonjas a los Middleton; y no podía encontrar satisfacción duradera en la com­pañía de una persona que a la ignorancia unía la insinceridad, cuya falta de instrucción impedía una conversación entre ellas en condiciones de igual­dad, y cuya conducta hacia los demás quitaba todo valor a cualquier muestra de atención o deferen­cia hacia ella.

-Temo que mi pregunta le pueda parecer ex­traña -le dijo Lucy un día mientras caminaban jun­tas desde la finca a la cabaña-, pero, si me disculpa, ¿conoce personalmente a la madre de su cuñada, la señora Ferrars?

A Elinor la pregunta sí le pareció bastante ex­traña, y así lo reveló su semblante al responder que nunca había visto a la señora Ferrars.

¡Vaya! -replicó Lucy-. Qué curioso, pensaba que la debía haber visto alguna vez en Norland. Entonces quizá no pueda decirme qué clase de mujer es.
-No -respondió Elinor, cuidándose de dar su verdadera opinión de la madre de Edward, y sin grandes deseos de satisfacer lo que parecía una curiosidad impertinente-, no sé nada de ella.

-Con toda seguridad pensará que soy muy ex­traña, por preguntar así por ella -dijo Lucy, obser­vando atentamente a Elinor mientras hablaba-; pero quizá haya motivos... Ojalá me atreviera; pero, así y todo, confío en que me hará la justicia de creer que no es mi intención ser impertinente.

Elinor le dio una respuesta cortés, y camina­ron durante algunos minutos en silencio. Lo rom­pió Lucy, que retomó el tema diciendo de modo algo vacilante:

-No soporto que me crea impertinentemente curiosa; daría cualquier cosa en el mundo antes que parecerle así a una persona como usted, cuya opi­nión me es tan valiosa. Y por cierto no tendría el menor temor de confiar en usted; en verdad apre­ciaría mucho su consejo en una situación tan in­cómoda como ésta en que me encuentro; no se trata, sin embargo, de preocuparla a usted. Lamento que no conozca a la señora Ferrars.

-También yo lo lamentaría -dijo Elinor, atóni­ta-, si hubiera sido de alguna utilidad para usted conocer mi opinión sobre ella. Pero, en verdad, nunca pensé que tuviera usted relación alguna con esa familia y, por tanto, confieso que me sorpren­de algo que indague tanto sobre el carácter de la señora Ferrars.

-Supongo que sí le extraña, y debo decir que no me admira que así sea. Pero si osara explicar­le, no estaría tan sorprendida. La señora Ferrars no es en realidad nada para mí en la actualidad..., pero puede que llegue el momento..., cuán pronto lle­gue, por fuerza depende de ella..., en que nuestra relación sea muy estrecha.
Bajó los ojos al decir esto, dulcemente pudi­bunda, con sólo una mirada de reojo a su compa­ñera para observar el efecto que tenía sobre ella.
-¡Santo cielo! -exclamó Elinor-, ¿a qué se re­fiere? ¿Conoce usted al señor Robert Ferrars? ¿Lo conoce? -y no se sintió demasiado complacida con la idea de tal cuñada.
-No -replicó Lucy-, no al señor Robert Fernars..., no lo he visto en mi vida; pero sí -agregó fijando su mirada en Elinor- a su hermano mayor.

¿Qué sintió Elinor en ese momento? Estupor, que habría sido tan doloroso como agudo era, si no hubiese estado acompañado de una inmedia­ta duda respecto de la declaración que lo origi­naba. Se volvió hacia Lucy en un silencioso asombro, incapaz de adivinar el motivo o finali­dad de tal afirmación; y aunque cambió el color de su rostro, se mantuvo firme en la incredulidad, fuera de todo peligro de un ataque histérico o un desvanecimiento.
-Es natural que se sienta sorprendida -conti­nuó Lucy-, pues con toda seguridad no podría ha­berlo sabido antes; apostaría a que él nunca les dio ni el menor indicio de ello, ni a usted ni a su fa­milia, ya que se suponía era un gran secreto, y pue­do asegurar que de mí no ha salido ni una sola palabra hasta este momento. Ni una sola. persona de mi familia lo sabe, a excepción de Anne, y ja­más se lo habría mencionado a usted si no tuviera la mayor confianza del mundo en su discreción; pensaba que mi comportamiento al hacer tantas preguntas sobre la señora Ferrars debe haber pa­recido tan fuera de lugar que ameritaba una expli­cación. Y no creo que el señor Ferrars se sienta tan disgustado cuando sepa que he confiado en usted, porque me consta que tiene la mejor opi­nión del mundo respecto de toda su familia, y las considera a usted y a la otra señorita Dashwood como si fueran verdaderas hermanas -hizo una pausa.

Elinor permaneció en silencio durante algunos momentos. Su estupor ante lo que oía fue al co­mienzo demasiado grande para ser puesto en pa­labras; pero después de un rato, obligándose a hablar, y a hablar cautelosamente, dijo con un modo tranquilo que ocultaba de manera casi acep­table su sorpresa y ansiedad:

¿Puedo preguntarle si su compromiso es de larga data?

-Hemos estado comprometidos desde hace cua­tro años.

-¡Cuatro años!

-Sí.

Aunque tales palabras la sacudieron profunda­mente, Elinor seguía sin poder creerlas.

-Hasta el otro día -dijo- ni siquiera sabía que se conocieran.

-Sin embargo, nos conocemos desde hace mu­chos años. El estuvo bajo la tutela de mi tío, sabe usted, bastante tiempo.

-¡Su tío!

-Sí, el señor Pratt. ¿Nunca le escuchó mencio­nar al señor Pratt?

-Creo que sí -respondió Elinor, haciendo un esfuerzo cuya intensidad aumentaba a la par de la intensidad de su emoción.

-Estuvo cuatro años con mi tío, que vive en Longstaple, cerca de Plymouth. Fue allí donde nos conocimos, porque mi hermana y yo a menudo nos quedábamos con mi tío, y fue allí que nos com­prometimos, aunque no hasta un año después de que él había dejado de ser pupilo; pero después estaba casi siempre con nosotros. Como podrá ima­ginar, yo era bastante reacia a iniciar tal relación sin el conocimiento y aprobación de su madre; pero también era demasiado joven y lo amaba dema­siado para haber actuado con la prudencia que. debí tener... Aunque usted no lo conoce tan bien como yo, señorita Dashwood, debe haberlo visto lo sufi­ciente para darse cuenta de que es muy capaz de despertar en una mujer un muy sincero afecto.

-Por cierto -respondió Elinor, sin saber lo que decía; pero tras un instante de reflexión, agregó con una renovada seguridad en el honor y amor de Edward, y en la falsedad de su compañera-: ¡Com­prometida con el señor Ferrars! Me confieso tan absolutamente sorprendida frente a lo que dice, que en verdad... le ruego me disculpe; pero con toda seguridad debe haber algún equívoco en cuanto a la persona o el nombre. No podemos estar hablan­do del mismo señor Ferrars.

-No podemos estar hablando de ningún otro -exclamó Lucy sonriendo-. El señor Edward Fe­rrars, el hijo mayor de la señora Ferrars de Park Street, y hermano de su cuñada, la señora de John Dashwood, es la persona a la cual me refiero; debe concederme que es bastante poco probable que yo me equivoque respecto del nombre del hombre de quien depende toda mi felicidad.

-Es extraño -replicó Elinor, sumida en una do­lorosa perplejidad- que nunca le haya escuchado ni siquiera mencionar su nombre.

-No; considerando nuestra situación, no es ex­traño. Nuestro principal cuidado ha sido mantener este asunto en secreto... Usted no sabía nada de mí o de mi familia, y por ello en ningún momen­to podía darse la oportunidad de mencionarle mi nombre; y como siempre él estaba tan temeroso de que su hermana sospechara algo, tenía motivo suficiente para no mencionarlo.
Guardó silencio. Zozobró la seguridad de Eli­nor, pero el dominio sobre sí misma no se hundió con ella.

-Cuatro años han estado comprometidos -dijo con voz firme.

-Sí; y sabe Dios cuánto tiempo más deberemos esperar. ¡Pobre Edward! Se siente bastante desco­razonado -y sacando una pequeña miniatura de su bolsillo, agrega: Para evitar la posibilidad de error, tenga la bondad de mirar este rostro. Por cierto no le hace justicia, pero aun así pienso que no puede 'equivocarse respecto de la persona allí dibujada. Estos tres años lo he llevado encima.

Mientras decía lo anterior, puso la miniatura en manos de Elinor; y cuando ésta vio la pintura, si había podido seguir aferrándose a cualesquiera otras dudas por temor a una decisión demasiado apresurada o su deseo de detectar una falsedad, ahora no podía tener ninguna respecto de que si era el rostro de Edward. Devolvió la miniatura casi de inmediato, reconociendo el parecido.

-Nunca he podido -continuó Lucy- darle a cambio mi retrato, lo que me fastidia enormemen­te; ¡él siempre ha querido tanto tenerlo! Pero es­toy decidida a que me lo hagan en la primera oportunidad que tenga.

-Tiene usted toda la razón -respondió Elinor tranquilamente. Avanzaron algunos pasos en silen­cio. Lucy habló primero.

-Estoy segura -dijo-, no me cabe ninguna duda en absoluto, de que guardará fielmente ese secre­to, porque se imaginará cuán importante es para nosotros que no llegue a oídos de su madre, pues, debo decirlo, ella nunca lo aprobaría. Yo no reci­biré fortuna alguna, y creo saber que es una mu­jer notablemente orgullosa.

-En ningún momento he buscado ser su confi­dente -dijo . Elinor-, pero usted no me hace sino justicia al imaginar que soy de confiar. Su secreto está a salvo conmigo; pero excúseme si manifiesto alguna sorpresa ante tan innecesaria revelación. Al menos debe haber sentido que el enterarme a mí de ese secreto no lo hacía estar más protegido.

Mientras decía esto, miraba a Lucy con gran fi­jeza, con la esperanza de descubrir algo en su sem­blante... quizá la falsedad de la mayor parte de lo que venía diciendo; pero el rostro de Lucy se man­tuvo inmutable.



-Temía haberla hecho pensar que me estaba tomando grandes libertades con usted -le dijo- al contarle todo esto. Es cierto que no la conozco des­de hace mucho, personalmente al menos, pero du­rante bastante tiempo he sabido de usted y de toda su familia por oídas; y tan pronto como la vi, sentí casi como si fuera una antigua conocida. Además, en el caso actual, realmente pensé que le debía al­guna explicación tras haberla interrogado de ma­nera tan detallada sobre la madre de Edward; y por desgracia no tengo un alma a quien pedir conse­jo. Anne es la única persona que está enterada de ello, y no tiene criterio en absoluto; en verdad, me hace mucho más daño que bien, porque vivo en el constante temor de que traicione mi secreto. No sabe mantener la boca cerrada, como se habrá dado .cuenta; y no creo haber tenido jamás tanto pavor como el otro día, cuando sir John mencionó el nombre de Edward, de que fuera a contarlo todo. No puede imaginar por las cosas que paso con todo esto. Ya me sorprende seguir viva después de lo que he sufrido a causa de Edward estos cuatro años. Tanto suspenso e incertidumbre, y viéndolo tan poco... a duras penas nos podemos encontrar más de dos veces al año. No sé cómo no tengo destrozado el corazón.
En ese instante ' sacó su pañuelo; pero Elinor no se sentía demasiado compasiva.,
-A veces -continuó Lucy tras enjugarse los ojos-, pienso si no sería mejor para nosotros dos terminar con todo el asunto por completo -al de­cir esto, miraba directamente a su compañera-. Pero, otras veces, no tengo la fuerza de voluntad suficiente para ello. No puedo soportar la idea de hacerlo tan desdichado, como sé que lo haría la sola mención de algo así. Y también por mi par­te.., con lo querido que me es... no me creo capaz de ello. ¿Qué me aconsejaría hacer en un caso así, señorita Dashwood.? ¿Qué haría usted?
-Perdóneme -replicó Elinor, sobresaltada ante la pregunta-, pero no puedo darle consejo alguno en tales circunstancias. Es su propio juicio el que debe guiarla.

-Con toda seguridad -continuó Lucy tras unos minutos de silencio por ambas partes-, tarde o temprano su madre tendrá que proporcionarle me­dios de vida; ¡pero el pobre Edward se siente tan abatido con todo eso! ¿No le pareció terriblemente desanimado cuando estaba en Barton? Se sentía tan desdichado cuando se marchó de Longstaple para ir donde ustedes, que temí que lo creyeran muy enfermo.

-¿Venía de donde su tío cuando nos visitó?

-¡Oh, sí! Había estado quince días con noso­tros. ¿Creyeron que venía directamente de la ciu­dad?

-No -respondió Elinor, dolorosamente sensible a cada nueva circunstancia que respaldaba la ve­racidad de Lucy-. Recuerdo que nos dijo haber es­tado quince días con unos amigos cerca de Plymouth.

Recordaba también su propia sorpresa en ese entonces, cuando él no agregó nada más sobre esos amigos y guardó silencio total incluso respecto de sus nombres.

¿No pensaron que estaba terriblemente desani­mado? -repitió Lucy.

-En realidad sí, en especial cuando recién lle­gó.

-Le supliqué que hiciera un esfuerzo, temien­do que ustedes sospecharan lo que ocurría; pero le entristeció tanto no poder pasar más de quince días con nosotros, y viéndome tan afectada... ¡Po­bre hombre! Temo le ocurra lo mismo ahora, pues sus cartas revelan un estado de ánimo tan desdi­chado. Supe de él justo antes de salir de Exeter -dijo, sacando de su bolsillo una carta y mostrán­dole la dirección a Elinor sin mayores miramien­tos-. Usted conoce su letra, me imagino; una letra encantadora; pero no está tan bien hecha como acostumbra. Estaba cansado, me imagino, porque había llenado la hoja al máximo escribiéndome.
Elinor vio que era su letra, y no .pudo seguir dudando. El retrato, se había permitido creer, po­día haber sido obtenido de manera fortuita; podía no haber sido regalo de Edward; pero una corres­pondencia epistolar entre ellos sólo podía existir dado un compromiso real; nada sino eso podía au­torizarla. Durante algunos instantes se vio casi de­rrotada... el alma se le fue a los pies y apenas podía sostenerse; pero era obligatoriamente necesario so­breponerse, y luchó con tanta decisión contra la congoja de su espíritu que el éxito fue rápido y, por el momento, completo.

-Escribirnos -dijo Lucy, devolviendo la carta a su bolsillo- es nuestro único consuelo durante es­tas prolongadas separaciones. Sí, yo tengo otro con­suelo en su retrato; pero el pobre Edward ni siquiera tiene eso. Si al menos tuviera mi retrato, dice que le sería más fácil. La última vez que estu­vo en Longstaple le di un mechón de mis cabellos engarzado en un anillo, y eso le ha servido de al­gún consuelo, dice, pero no es lo mismo que un retrato. ¿Quizá le notó ese anillo cuando lo vio?

-Sí lo noté -dijo Elinor, con una voz serena tras la cual se ocultaba una emoción y una congoja mayores de cuanto hubiera sentido antes. Se sen­tía mortificada, turbada, confundida.

Por fortuna para ella habían llegado ya a su tea, y la conversación no pudo continuar. Tras Permanecer con ellas unos minutos, las señoritas Steele volvieron a la finca y Elinor quedó en liber­tad para pensar y sentirse desdichada.

2 comentarios:

LADY DARCY dijo...

Veo que estás subiendo una novela de nuestra querida Jane. Me complace en verdad.
Cuando empecé con el sueño de publicar las novelas de Jane Austen en un blog hace como tres años atrás, mi primer impulso fué subir "Sentido y Sensibilidad" que fué la primera que me abrió las puertas a conocer el talento de Jane, vista desde el plano cinematográfico claro, más no fué la primera que leí, de ahí que me decanté por concretar esta iniciativa con "Orgullo y Prejuicio", y porque definitivamente John Willoughby me resultó aún más insufrible que Wickham.
Me has hecho sentir nostalgia de mi inicio bloggero :)
Será un gusto volver a releerla en tu blog.
Un beso

PERSONAJES AMADOS dijo...

Querida Lady Darcy...
Gracias por pasar por este tu humilde blog.
Es curioso mirar que fue orgullo y prejuicio quien me hizo conocer a Jane Austen, aunque ya estaban sus hermosos blogs para poder disfrutarla, así que me decante por Persuasión y Sentido y Sensibilidad.
Es un placer que compartamos este hermoso interés.
saludos y bss....